Proyectos

REALIZADOS

  • PROYECTO UP EN TRINIDAD-BOLIVIA

    Hace dos meses recibimos en UP un mail que decía:

    Estimados Srs:

    Nuestra común amiga Marta (con Marta Sanz hemos colaborado en UP en el orfanato de St Jude en Uganda- podéis ver los detalles en la web) me ha dado su correo electrónico.

    Me llamo Maximiliano Noe Valverde, soy Boliviano y párroco de la Parroquia La Resurrección en Trinidad - Beni - Bolivia. Soy indígena y hablo el Mojeño Arawak. Junto con otros misioneros, llevo años dedicado a trabajar con familias humildes de pueblos de las riberas de los ríos Mamoré, Isiboro y Sécure. Atendemos a unos 25.000 habitantes. Pero el acceso a la zona que asistimos es muy difícil , todo es por transporte fluvial y los gastos son enormes.

    En el tiempo seco aprovechamos los bajíos y caminos o brechas para llegar. No existen carreteras debido a los muchos ríos y haría falta construir muchos puentes. Lamentablemente, el área en la que habitan muchos pueblos indígenas y campesinos tiene riesgos permanentes de inundaciones, con terrenos poco estables debido al desborde de los ríos, sobre todo el Mamoré.

    Y … ahora el río Mamoré (afluente del Amazonas y que nace en Los Andes) se ha desbordado -una vez más - provocando que miles de personas vivan actualmente en tablones sobre el agua.

    Se están produciendo epidemias de Cólera y Fiebre Amarilla y además los niños ni se atreven a tocar el agua por la gran cantidad de víboras que están proliferando sin cesar por causa de la permanente humedad.

    Todos los días llevo, en una pequeña barca con un motor fuera borda, alimentos y medicinas a los poblados que están literalmente flotando en el rio.

    Y se me acaba de romper el motor de la barca… Sin el motor no puedo llegar a ningún poblado. No puedo llevar nada, ni comida ni medicinas…nada.

    Atte,

    Maximiliano Noe Valverde

    No había mucho más que explicar, la carta del padre Max era clarísima. Por si nos quedaba alguna duda sobre la gravedad de lo que estaba sucediendo en la zona, nos llegó a los pocos días un artículo de un periódico local que hablaba sobre el padre Max. Al final de este texto lo publicamos íntegro.

    UP envió en agosto, hace solo unas semanas, a la cuenta corriente del Padre Maximiliano, 4500 euros para que comprara un motor y reparara la embarcación. El Padre Max ha vuelto desde principios de septiembre a realizar su misión en los poblados, o mejor dicho, en los tablones que flotan en el agua del Mamoré.

    Os adjuntamos fotos del motor nuevo y la factura del mismo.→ Descargar factura

    Todo el apoyo de UNIDOS PODEMOS a esta generosa, peligrosa y agotadora labor que el padre Max está llevando a cabo en una de las zonas más peligrosas de Sudamérica.

    Explicación de la situación en Trinidad que se ha publicado en un periódico local :

    MÁS DE MIL FAMILIAS SOBREVIVEN EN TABLAS SOBRE EL AGUA GRACIAS A LA ÚNICA AYUDA DE UN SACERDOTE QUE LES LLEVA VÍVERES EN UNA PEQUEÑA EMBARCACIÓN

    La región de Beni en Bolivia, ha sufrido unas terribles inundaciones del río Mamoré, (río que nace en los Andes, uno de los principales afluentes del Amazonas). Jamás habían sufrido unas inundaciones así.

    Se han recibido ayudas de organizaciones internacionales pero no llegan hasta muchas zonas del Amazonas boliviano, a unos 45 kilómetros de Trinidad, en la Comunidad del Rosario, y más de mil familias lo han perdido absolutamente todo y sobreviven sobre chozas encima de tablas de madera. Se trata de unas comunidades que, a consecuencia de estas terribles inundaciones, se han quedado sin acceso terrestre a la capital ya que el agua sobrepasa el metro de profundidad en los caminos.

    Aquí es cuando “aparece” el Padre Maximiliano Noé de la Parroquia La Resurrección de la localidad de Trinidad, región del Beni en Bolivia.

    ¿Qué hace el Padre Max?

    El Padre Maximiliano y su equipo, Choco, un indígena y Eddy Tubbé, un voluntario de la Parroquia Resurrección se juegan la vida cada día por acceder a los poblados con una pequeña embarcación que llenan de alimentos y víveres un día a la semana desplazándose a esas zonas inaccesibles en plena selva amazónica plagada de anguilas eléctricas, pirañas, caimanes, anacondas y víboras entre otros animales salvajes que abundan en esas aguas.

    Comienzan las epidemias de cólera, fiebre amarilla e infecciones porque no hay agua potable y les amenazan las serpientes (les da miedo dejar a los niños solos por la plaga de víboras que se ha producido por la inundaciones). El gobierno de Morales les mantiene en el olvido y las ayudas externas no existen allí. Estas decenas de poblados sobreviven por la ayuda de Max y sus colaboradores.

    Padre Max…¡gracias!